jueves, 5 de febrero de 2009

FUNDACIÓN MAPFRE


MAPFRE es una compañía de seguros de origen español con presencia internacional en Asia, Europa y Latinoamérica. Como empresa ha desarrollado un plan de responsabilidad social que no solamente incluye el trato ético hacia sus socios y clientes comerciales, sino que también implica el dar servicio a la sociedad en general, comprometiéndose con su progreso. Tomando como referencia su página web, el modelo de responsabilidad social de MAPFRE “se basa en tres pilares: el buen gobierno de la empresa, la responsabilidad social, entendida como el mantenimiento de una relación de equidad con sus grupos de interés y, la acción social, como parte de la actividad fundacional que MAPFRE desarrolla a través de sus fundaciones privadas.” [1] Bajo este mandato, la Fundación MAPFRE desarrolla proyectos de impacto comunitario en áreas como la cultura, la salud y el medio ambiente.
En 2008 la Fundación MAPFRE inauguró un nuevo espacio expositivo en Madrid, en Paseo de Recoletos 23. El sobrio y funcional edificio tiene cuatro niveles, grandes elevadores, librería completísima y servicios para visitantes. Tuve la oportunidad de recorrer entonces dos exposiciones magníficas en cuanto a curaduría y montaje: Degas. El proceso de creación donde la mayor parte de la obra provenía del MASP de Brasil; y Entre dos siglos: España 1900. Ésta última, me pareció mucho más emocionante, cuestión de gustos. La muestra contaba con varios autores de la fin de siècle que me gustan de manera especial como Ramón Casas, Julio Romero de Torres, Hermen Anglada – Camarasa y Santiago Rusiñol.
Ya en el área de publicaciones, la Fundación MAPFRE cuenta con revistas periódicas, libros, catálogos y boletines electrónicos como el que felizmente acabo de recibir. [2] En éste pueden realizarse recorridos virtuales a las dos nuevas exposiciones que se presentan en Recoletos. La primera de carácter plenamente surrealista: Max Ernst. Une semaine de bonté. La segunda, Walker Evans, sobre este fotógrafo norteamericano, pionero de la fotografía documental con su trabajo realizado para la Resettlement Administration en 1935.
Para no caer en la obviedad de destacar únicamente el extraordinario programa de exposiciones con el que cuenta la Fundación MAPFRE en Madrid, me interesa recalcar en esta ocasión la voluntad de esta empresa por hacer una diferencia en el ámbito cultural a través de la Fundación que lleva su nombre, y ya en concreto, su atrevimiento al invertir recursos para crear infraestructuras específicamente diseñadas para la difusión del arte y las actividades relacionadas.
En un mundo ideal, también las empresas de México invertirían parte de sus ganancias en acciones de responsabilidad social. Algunas ya lo hacen, pero me parece que no son las suficientes. Con el apoyo económico necesario y un proyecto sustentable como el de la Fundación MAPFRE, la inversión en cultura demuestra ser un factor de expansión y desarrollo, un generador de prosperidad y armonía social.

SANTIAGO RUSIÑOL
La morfina, 1894
Óleo sobre tela
88.5 x 115.2 cm.
Museu Cau Ferrat (Consorcio del Patrimonio de Sitges)


[1] http://www.mapfre.com/responsabilidad-social/es/general/html/modelo-resposabilidad-social-mapfre.shtml
[2] http://www.mapfre.com/emarket/docs/ej/Cultura/2/cultura.html