martes, 26 de febrero de 2013

EL OTRO STEVE MCQUEEN


El artista visual y director de cine Steve McQueen (n. Londres, 1969) - homónimo del célebre actor de Hollywood protagonista de la imprescindible “Bullit” (1968) - pasa por un excelente momento en su carrera. Tan sólo en el 2009 representó al Reino Unido en la Bienal de Venecia y en el 2012 el Art Institute of Chicago realizó la retrospectiva de veinte años de carrera en el video arte y la instalación.


Este año McQueen prepara el estreno de su tercer largometraje que lleva por título “Twelve years a slave”, esperando tener el mismo éxito que con los dos anteriores donde exploró situaciones límite relacionadas al cautiverio y a las acciones corporales extremas. Su ópera prima, “Hunger” (2008) era acerca de un grupo de prisioneros irlandeses en huelga de hambre, en tanto que “Shame” (2012) trataba de un adicto al sexo y su inexorable camino hacia el auto castigo y la destrucción.

No es común que un artista visual acostumbrado a explorar las profundidades del dolor, la violencia y el erotismo dé un salto exitoso de la galería de arte a la sala de cine comercial. Si bien en ambos géneros se exploran las posibilidades expresivas de la imagen en movimiento, los lenguajes narrativos de cada uno no podían ser más diferentes: en el video arte se permite la interrupción y la discontinuidad, en tanto que el cine sólo se comprende a través de la continuidad y la secuencia.

En sus inicios, y al contrario que la pintura y la escultura, el cine no tuvo que reinventarse para ingresar a la época contemporánea. Como territorio de experimentación dio a luz en sus inicios a piezas alucinantes como “Un chien andalou”  (Luis Buñuel, 1929) o “La Passion de Jean d’Arc” (Dreyer, 1928), mucho antes de decantarse por su actual vocación de entretenimiento para masas.

La exposición temporal “Blockbuster. Cine para exhibiciones” reflexiona sobre esta relación diacrónica/sincrónica entre el cine y el arte, entre lo artístico y lo comercial. En esta muestra curada por Jens Hoffman se reúnen los trabajos de varios artistas,  entre éstos Steve McQueen con la pieza en formato 16mm titulada “Running thunder” (2008).

Con motivo de esta exposición, McQueen también seleccionó una pieza fílmica de la historia del cine siendo la obra francesa “Zéro de conduite” (Jean Vigo, 1933) la elegida. “El final de la película trata de la rebelión en una escuela – todos los niños caminan hacia el cielo con las manos en el aire. Es acerca de posibilidades infinitas”, expresó a The Guardian en una entrevista del 2009.

“Blockbuster. Cine para exhibiciones”  sitúa bajo una perspectiva museológica la asombrosa relación que existe entre el cine, la vida y el videoarte. La muestra es organizada por la Fundación CIAC, es itinerante y actualmente se encuentra en la sede del Museo Arocena de Torreón, Coahuila. Se acompaña de un catálogo impreso y de una aplicación descargable para iPad en iTunes (Appstore).