martes, 26 de marzo de 2013

VIACRUCIS DEL CINE MEXICANO



“Viacrucis Nacional” es una película mexicana realizada en 1980 bajo la dirección  de Luis Alcoriza (1918 – 1992) con argumento e historia original de él mismo. Estrenada en 1981 durante el sexenio de José López Portillo y en el auge del llamado “cine de ficheras”, “Viacrucis Nacional” no deja de ser una película que, a pesar de tener muchos de los vicios del tan mal habido cine de su época, también cuenta con virtudes que hoy en día pueden ser apreciadas por el cinéfilo contemporáneo.

La trama gira alrededor de las desventuras que sufre una familia mexicana de clase trabajadora en su viaje a Acapulco durante las vacaciones de semana santa. Posiblemente fueron las buenas conciencias de su época, o bien, los programadores de televisión, quienes arbitrariamente cambiaron el título de “Viacrucis Nacional” por el de “Semana Santa en Acapulco”, de connotación menos pasionaria y más turística.

El reparto está estelarizado por Lucha Villa y David Reynoso, quienes dan vida a un matrimonio de mediana edad que emprende la travesía junto a su pequeño hijo y otra pareja formada por los actores Luis Manuel Pelayo y Tere Velásquez. Desde su viaje en carretera y hasta su estadía en el puerto guerrerense, los personajes enfrentan una serie de desgracias que sirven como telón de fondo para la crítica social. La discriminación, el abuso y el clientelismo, además de la pura mala suerte, atormentan a  estos personajes quienes asumen con fatalismo su condición de extraños en su propia tierra.

El realizador Luis Alcoriza tuvo una carrera  muy prolífica desde la llamada “época de oro” del cine mexicano y hasta los años ochenta. Colaborador de Luis Buñuel, fue guionista  en “Los Olvidados” (1950) y “El Ángel Exterminador” (1962).  En su faceta de director hizo la primera adaptación al cine en 1944 de “La vida inútil de Pito Pérez”. Con argumento y dirección propia filmó “El Esqueleto de la Señora Morales” (1960), una película por demás atípica en nuestra cinematografía. Resumir la carrera de Alcoriza en unas cuantas líneas sería imposible, sin embargo no quiero pasar por alto el filme “Mecánica Nacional” de 1972 que por muchas razones bien podría ser considerada como un antecedente director de “Viacrucis Nacional”.

Los años setenta fue una década muy ingrata para México y para su cine. En 1976 el primer mandatario del país nombró a su hermana Margarita López Portillo como titular de la Dirección General de Radio, Televisión y Cinematografía (R.T.C), un organismo creado con la intención de centralizar los medios de comunicación como un sector estratégico cercanamente vigilado por la Secretaría de Gobernación.  Entonces, los presupuestos destinados a la producción de cine nacional pasaron de ser exiguos a francamente inexistentes, lo que provocó el declive acelerado de esta industria cultural.

Podríamos considerar el incendio de la Cineteca Nacional en 1982 hacia el final de la administración de López Portillo como un un cierre trágico y simbólico de un sexenio.
De esos años nos quedan varias películas que todavía nos sorprenden por haber escapado de la censura a pesar de su mordaz crítica a la sociedad de su época como es el caso de “Viacrucis Nacional” de Luis Alcoriza.